Ser Monstruo

Tengo un problema. Quizás sea por mi naturaleza traviesa o un impulso patológico, pero necesito escuchar a la gente gritar. Es una adicción, no puedo evitarlo. Soy víctima de mi educación, de mi fetiche infantil por las películas de terror, de mi deseo de trascender la aburrida humanidad y convertirme en algo monstruoso.

Truco o trato para mí, cuando era niño, era más trucos que golosinas, ya que renunciaba a las rondas por el vecindario para agacharme en los arbustos a lo largo de mi calle, esperando a que pasara alguien lo suficientemente desafortunado, disfrutando de la prisa de su miedo antes de reírse y salir corriendo hacia la noche. Para personas como yo, no existen grupos de apoyo ni clínicas de rehabilitación. Hay pasajes del terror.

Ser Monstruo es un artículo escrito por Drew Cothern. Actor veterano del Pasaje 13th Gate.

 

He trabajado en el pasaje 13ªGate durante cinco años y en gran medida he logrado controlar mi adicción. A lo largo de los años, he desempeñado una variedad de roles, desde un cocinero caníbal hasta un paciente mental fugitivo, y he aprendido los entresijos de asustar. Hay más que solo usar una máscara de goma y empuñar una motosierra sin cadena. Si bien se dedica mucho tiempo y esfuerzo a construir el escenario y establecer la atmósfera adecuada, un pasaje es tan bueno como sus actores. No importa cuán impresionante sea el escenario, ¡un actor desgarbado y desprevenido con vaqueros azules y una máscara de Leatherface dando un susto inoportuno drenará la escena de su poder! Entonces, ¿cómo maximizas tu potencial atemorizante? Siéntate en esa lápida, hijo, y te lo contaré.

Desarrolla un personaje.
Mr. Rictus antes de aterrorizar a sus visitantes en el Pasaje de Baton Rouge.

Desarrollar un personaje es clave y lo que distingue a un buen actor de pasaje de un idiota con pintura facial. ¿Estás detrás de una pared abatible? No importa, desarrolla un personaje de todos modos. Después de todo, cuando estás atrapado en la oscuridad durante horas esperando a que lleguen las víctimas, ¿qué más tienes que hacer? Fíjate en tu entorno. ¿Cuál es el tema de la escena en la que te encuentras? ¿Cómo ves tu maquillaje? ¿Qué llevas puesto? Trabaja también en tu postura, observa cómo te mantienes. Cuando tienes media docena de motosierras zumbando a tu alrededor y clientes gritando en tu oído, el lenguaje corporal se convierte en la mayor parte del susto. ¿Caminas cojeando o tienes la espalda encorvada? Juega, mira qué funciona. Piensa en una historia de fondo para tu personaje: un nombre, una razón para estar allí. Si tienes dificultades para decidir qué hacer, mira algunas películas con actuaciones que te gusten e imítalas. Mezcla y combina personajes famosos para crear algo nuevo. Por ejemplo, uno de los roles que creé fue el de conserje gruñón y no del todo muerto de The 13th Gate, Frankie. Para él, combiné el acento único de Jimmy Stewart con algo de personalidad de Chop-Top de “La matanza de Texas 2” y un andar cojeando como un zombie para crear un nuevo personaje. Para el paciente mental que interpreté la temporada pasada, calculé la actuación maníaca de Robin Williams como Batty en Fern Gully y la adapté. La inspiración suele acechar en lugares inesperados. Sin embargo, si eres el personaje de una película, todo el trabajo ya está hecho, solo asegúrate de ver esa película. Esto es Acting, amigos. No puedes tocar de manera convincente algo de lo que no sabes nada.

 

Usa tu maquillaje.

Ahora que has creado tu personaje o al menos tienes una idea de la dirección en la que quieres ir, es hora de completar la transformación con maquillaje y un disfraz.

La calidad del maquillaje varía de un lugar a otro dependiendo de los suministros, el tiempo, el presupuesto y la cantidad y el talento de los maquilladores. Si bien es cierto que un buen maquillaje y un disfraz convincente pueden ayudarte a convertirte en el personaje, todo esto debería ser irrelevante para tu capacidad de actuación. Es la forma en que interpretas al personaje lo que importa. Si tu maquillaje no es más que pintura grasa untada y sangre falsa, trabaja con él. Después de todo, Heath Ledger usó poco más que eso en “El caballero oscuro”, y realizó una actuación amenazante y aterradora. No tengas miedo de compartir tus ideas con tu maquillador para ayudar a desarrollar tu personaje. En mi experiencia, disfrutan de tus peticiones. Si tu Pasaje tiene prótesis dentales, te recomiendo que las uses. Puede ser incómodo hablar con ellas, pero usa la forma en que distorsionan tu boca y tu forma normal de hablar a tu favor. He usado varios tipos diferentes de dientes y cada uno afectó a la forma en que interpreté al personaje. Para Frankie, la dentadura que usaba requería que hablara con el costado de mi boca y extrajera mis vocales para enunciar correctamente, por lo que una gran parte de su desarrollo provino de trabajar alrededor de los dientes. Las lentillas también ayudan. Si tu Pasaje no tiene dientes o lentes de contacto, puedes considerar comprar tu propio par. Merecen la pena.

En cuanto al vestuario, rara vez tienes control sobre lo que usas, pero de todos modos expresa tu opinión al gerente de la tienda de disfraces. Si tienen la capacidad de ayudarte a hacer mejor tu trabajo, lo harán. NUNCA, NUNCA USES VAQUEROS AZULES O ZAPATILLAS DE DEPORTE. Esto debería ser evidente, pero estás en la oscuridad, así que vístete de negro. Incluso tus calcetines. Cualquier otra cosa se destacará como un niño gótico en una iglesia y socavará tu miedo.

 

Cómo asustar.

Mírate en el espejo. ¿Te ves adecuadamente macabro? Bien, entonces es hora de ir a tu escena. Una vez que llegues allí, tómate un momento para entrar en el personaje y mirar alrededor de dicha escena. Camina a través de ella y mírala a través de los ojos del cliente; observa dónde se dibujan naturalmente tus ojos, dónde hay sombras densas y la sensación general de la escena.

Después de trabajar en la misma escena durante algunas noches, puede volverse obsoleta, así que asegúrate de tomarte un momento para verla con nuevos ojos y recordar lo que les da miedo. Si tienes libertad de movimiento, aprovecha las primeras noches en que estés trabajando en una escena para averiguar dónde debes pararte cuando un grupo se acerca para maximizar el susto.

Elabora fragmentos, como líneas de diálogo o momentos de acción, para jugar con las víctimas. Dibuja la historia de fondo de tu personaje. Evita usar líneas directamente de una película (a menos que estés interpretando a un personaje de esa película), ya que a menudo pueden parecer trilladas. ¡Se creativo! Eres el Dr. Frankenstein construyendo tu propio monstruo. Si estás trabajando con otra persona, trabajad un impacto en equipo. Los impactos en equipo pueden estar entre los más efectivos, ya que un actor distrae a las víctimas mientras que el otro busca el impacto.

¿Cómo se impacta, exactamente? Eso depende de ti y de tu creatividad, pero aquí tienes una lista de consejos que pueden ayudarte:
  1. Aprende a distinguir cuando alguien no te está mirando y lo rápido que puedes acercarte a ellos sin entrar en su visión periférica. Ten cuidado con otros clientes que podrían alertar a tu objetivo de tu presencia y arruinar la sorpresa.
  2. El tiempo es la parte más importante de un impacto. Digamos que te las arreglaste para acercarte sigilosamente a alguien y no te han notado. ¿Les asustas inmediatamente? No. Espera hasta el mejor momento posible, tal vez cuando comiencen a girar en tu dirección, luego impáctalos con todo lo que tengas.
  3. Cuando vayas a buscar un impacto, muévete rápida y silenciosamente. Aprende a acercarte sigilosamente a la gente.
  4. Utiliza tu estúpida virtud humana. Todo el mundo tiene una. ¿Doble articulación? Usa eso. ¿Tienes una lengua inusualmente larga? Úsala. ¿Puedes voltear tus párpados al revés? Perfecto. Úsalo.
  5. No te conformes con impactar a las adolescentes. Las adolescentes son las víctimas más fáciles y te tendrán miedo sin importar lo que hagas. Ve a por su padre, el tipo grande, fornido y barbudo de franela. Es posible que no puedas hacerlo gritar, pero si lo haces, tendrás algo de lo que presumir más tarde.
  6. Aprende cuándo dejar de dar caña. Si tienes a alguien hiperventilando en el suelo, retrocede. Has hecho tu trabajo.
  7. Utiliza tu espacio. No te limites a usar solo una parte de tu área si puedes evitarlo.
  8. Sé impredecible. No hagas la misma rutina una y otra vez. Cambia. A menudo, los lugares frecuentados obtienen clientes habituales. Dales un nuevo espectáculo cada vez.
  9. No dejes que los clientes idiotas te afecten. Cada Pasaje los tiene. No les des la satisfacción de enfadarte.
  10. NUNCA SALGAS DEL PERSONAJE. Nunca. Tan pronto como dejas caer el personaje, tú y todos los demás actores en el Pasaje quedáis reducidos a nada más que personas con disfraces divertidos.

 

El susto de los tres niveles.

Es un hecho lamentable que no podrás asustar a todo el mundo, pero no dejes que se vayan sin afectarles de alguna manera. Haz que te recuerden. Por eso se me ocurrió mi sistema de miedo de tres niveles:

  1. Ve a por el impacto. Obviamente. Haz tu mejor esfuerzo para darles lo que vinieron a buscar. Si eso no funciona…
  2. Hazlos reír. Usa un mal juego de palabras al estilo Crypt Keeper o alguna otra broma para relajarlos. Hay una razón por la que las películas de terror están llenas de alivio de comedia: la risa actúa como un botón de reinicio para las emociones del cliente. Después de reír, estarán listos para volver a gritar. Por supuesto, no todo el mundo tiene sentido del humor, así que…
  3. Esta es otra opción, pero si al menos puedes hacer que retrocedan disgustados, vale la pena. Cuando interpreto a Frankie, a menudo me acerco sigilosamente a una chica bonita con una gran sonrisa en mi rostro, exponiendo todos mis dientes rotos y torcidos, luego cojo y escupo en mi mano y la froto en mi pelo para aplanar mi mechón antes. Realiza algo repugnante. Funciona. Siempre hay una reacción.

 

Eso es lo que debes buscar como actor: una reacción. Si la víctima es capaz de ignorarte, has fallado. NUNCA DEJES QUE ESO OCURRA. Haz que cada cliente te recuerde. Las luces se apagan. Puedes escuchar a tus futuras víctimas riendo y gritando a la vuelta de la esquina. ¿Estás listo? Ve a por ellos. Hazles creer en monstruos.

 

Drew Cothern. Actor veterano del Pasaje 13th Gate. (Artículo traducido por TerrorMakers)
Esperamos que estos consejos te sirvan para mejorar tu técnica como «asustador»…
Pero si quieres profundizar mucho más y convertirte en un verdadero profesional, puedes aprovechar ahora para apuntarte a nuestro curso online «Trabajar en un Espectáculo de Terror» . Aprende todos los trucos y recursos para convertirte en un verdadero Scare Actor y forma parte de nuestra comunidad de Asustadores.

1 Comment

  1. Raúl
    8 enero 2021

    Sin duda alguna hacer tuyo un personaje y darle una pizca de tu propio carácter es un buen comienzo para muchos scarers.No todos los actores son capaces de adaptar una idea básica en un personaje terrorífico ,por ejemplo yo tenía un personaje básico que llevaba puesto un pijama asqueroso y un bozal ,en un pasaje muy oscuro en el que también hacía una introducción en calle ,por lo que decidí convertirlo en un caníbal ciego que olisqueaba a sus víctimas y entre macabras risas les decía que les compadecía de estar allí.
    Al igual que este personaje he creado otros basados en investigar a otros actores y aportando un toque de mi propia visión del personaje.

Add a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Entrar